El ajuste presupuestario, que debe ser revisado y votado por los propios afectados, guarda relación con el nuevo Congreso. En el próximo período se sumarán 35 nuevos diputados y 5 senadores.

Los propios parlamentarios tendrán que revisar y votar un ajuste presupuestario que podría impactar en varios de sus bolsillos en caso de ser reelectos en las elecciones de octubre próximo.

La Moneda, en el contexto del ingreso de la Ley de Presupuesto 2018, ingresó los ajustes que permitirán financiar los 35 nuevos diputados, y los 5 nuevos senadores, los que se instalarán en el edificio de Valparaíso el próximo marzo del 2018.

La iniciativa considera disminuir de $14 millones a $10 millones las asignaciones por diputado, mientras que la rebaja del mismo ítem para los senadores será solo de $2.000.000, pasando de $19.000.000 a $17.000.000.

Según detalló El Mercurio, “el cálculo de esas cifras se realiza al revisar la Partida 02 del Congreso. En ella se detalla que para 2018, las asignaciones parlamentarias para los senadores serán de $9.027.323.000, mientras que para la Cámara serán de $19.941.807.000”.

Agrega el matutino que, “esos montos se dividen por doce meses; sin embargo, enero y febrero del próximo año cuentan con 38 senadores y 120 diputados, por lo que es a partir del 11 de marzo cuando aplica la nueva fórmula: 155 integrantes de la Cámara Baja y 43 miembros en el Senado (en 2022 se suman los siete restantes)”.

Hay que recordar que este ajuste, dialogado ya con los parlamentarios y que busca no incrementar el costo del Poder Legislativo pese al aumento de diputados y senadores, ya acordó eliminar el concepto de asesorías externas de comités. De esta forma, el Gobierno resolvió que cerca del 65% de esos dineros (casi $900.000.000) pasaran a la Cámara y la diferencia se mantuviera en el Senado. Así se refleja en el erario 2018.

Comentarios

comentarios

bannerdatta