La mujer fue retirada con vida de la funeraria después de que denunciaron su caso.

Tres personas permanecen detenidas e imputadas por la justicia boliviana después de que se descubrió que una mujer era velada en una funeraria mientras permanecía con vida.

Carmen del Pilar Chacón, de 64 años, fue hallada viva por la policía el miércoles, después de haber pasado alrededor de 18 horas sobre una mesa cubierta con una manta rodeada por familiares suyos “de luto”, informan medios bolivianos.

Una de sus hijas, junto a su esposo y una tía del último fueron detenidos por el caso, que desde que fue descubierto provocó indignación de autoridades y pobladores de Bolivia.

“Los familiares reciben la información de que la persona iba a morir y deciden pedir el alta voluntaria. Evidentemente ellos han ido a dejarla esperando que muera”, afirmó el jueves el fiscal de distrito de la ciudad de La Paz, Edwin Blanco, según reportó el periódico paceño La Razón.

Los sospechosos fueron llevados a su primera audiencia cautelar ante los jueces que llevan el caso este viernes por la mañana.

Dos mujeres y un hombre se encuentran imputados por el caso de Carmen Chacón.

La fiscalía pedirá que sean procesados por los delitos de tentativa de homicidio culposo y feminicidio, un tipo de delito agravado reconocido en el Código Penal de Bolivia.

Allegados de la víctima señalaron que la mujer pasó de terapia intensiva a intermedia, pero sigue con diagnóstico reservado y la salud deteriorada.

El descubrimiento

De acuerdo a los reportes policiales, una amiga de Chacón fue quien descubrió que la mujer estaba viva.

Escarly Ticona, quien denunció lo que sucedía a la policía, estaba al tanto que la mujer de 64 años permanecía internada en un centro de salud en La Paz por una neumonía agravada desde el 22 de julio.

Cuando este miércoles se enteró que había sido trasladada del hospital a la funeraria, decidió ir a su “velorio” y descubrió que Chacón no había muerto.

“Me asomé para ver a mi amiga y vi que se encontraba con vida en una mesa tapada con una frazada (manta)”, relató Ticona en su perfil de Facebook.

La fiscalía pedirá que los detenidos sean procesados por los delitos de tentativa de homicidio culposo y feminicidio.

La mujer añadió que denunció el hallazgo ante las autoridades competentes y, además, hizo público el caso a través de sus redes sociales.

Ticona afirma que cuando retornó a la funeraria encontró a los “familiares (de Chacón) fumando cual si fuera un velorio”.

La funeraria

El administrador de la funeraria donde era velada la víctima también fue detenido por la policía, sin embargo se determinó su liberación poco después dado que no se comprobó complicidad por su parte.

Las investigaciones establecerán la responsabilidad de la funeraria, pues Chacón era “velada” en una sala que es parte de los servicios fúnebres, pero sí se encontraba en un cuarto contiguo en el mismo inmueble.

“Tuve el error de admitir, es la primera y única vez, no tenemos ningún antecedente. Me mostraron un documento en el que se señalaba que la señora tenía una falla multiorgánica, me conmoví con la familia y accedí a darle un ambiente que no es funerario”, relató el administrador del centro de servicios fúnebres en una entrevista con la red televisiva boliviana ATB.

Carmen Chacón fue hospitalizada por una neumonía.

Ticona, por su parte, relato que al llegar al lugar no la encontraba en las salas de velorio, por lo que preguntó al personal de la funeraria.

“Me indicaron que se encontraba en un cuarto y exigí me abrieran la puerta”, relató la amiga de la víctima.

Indignación

El caso rápidamente provocó muestras de repudio en Bolivia y concentró la atención de los medios locales.

“¿Qué está pasando con nuestra sociedad? ¿Acaso hemos perdido todos los valores humanos? Exigimos una profunda investigación”, señaló el ministro de Justicia boliviano, Héctor Arce.

Muestras de rechazo similares fueron publicadas por millares de bolivianos a través de sus cuentas en redes sociales.

Por su parte, la Comisión de Justicia del Congreso de Bolivia también anticipó que dará seguimiento al caso.

Por su parte, allegados de la víctima la acompañan mientras es atendida de vuelta en el centro de salud.

En ningún momento se desahució ni se indicó que tenía pocas horas de vida, pero los familiares consideraron que no mejoraría y pidieron el alta médica de forma voluntaria”.

Humberto Ticona, miembro de la Unidad de Terapia Intensiva del Instituto Nacional del Tórax de La Paz.

Ante lo sucedido, los médicos que atendían a Chacón salieron a aclarar que en ningún momento desahuciaron a la mujer ni sugirieron que sea llevada a una funeraria.

“En ningún momento se desahució ni se indicó que tenía pocas horas de vida, pero los familiares consideraron que probablemente no mejoraría y pidieron el alta médica de forma voluntaria”, señaló un miembro de la Unidad de Terapia Intensiva del Instituto Nacional del Tórax de La Paz.

Humberto Ticona, médico que la atiende actualmente, señaló que el diagnóstico de la mujer es reservado y que ahora persiste con vida con la ayuda de equipos de cuidados especiales.

Lamentablemente, reconocen los médicos, las 18 horas que pasó en su “velorio”, no ayudaron en nada a su débil cuadro de salud, sino todo lo contrario.

Comentarios

comentarios

bannerdatta