El plan de “cortar la grasa del Estado” sigue generando molestia entre los gremios de empleados fiscales. “Los trabajadores del Estado no somos botín del gobierno de turno”, aseguró el presidente de la ANEF, Carlos Insunza.

Como una falta de respeto y una ofensa a la dignidad de los trabajadores fueron calificados por los empleados públicos los dichos del candidato a La Moneda, Sebastián Piñera, quien ha asegurado que recortará la “grasa del Estado” y sacará de la administración a los “operadores políticos”.

“No es posible que una candidatura presidencial pretenda financiar un programa de Gobierno eliminando función pública”, dijo el presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Carlos Insunza.

anterior, luego que el candidato presidencial de Fuerza de Mayoría Alejandro Guillier asegurara que la carta de Chile Vamos despediría a 20.000 empleados públicos en su eventual Gobierno. “Es una propuesta populista, los números no dan”, afirmó Insunza argumentando que dicha cantidad de despidos “es imposible que financie el 50% de un programa de gobierno”, aseguró el presidente de la ANEF.

El líder de la agrupación recalcó además que es “imposible recuperar US$7.000 al año con despidos”. Luego, agregó que “el que hoy día se nos venga a decir que más del 10% de la dotación del Estado central es inservible y debe cortarse, no deja de ser sino una falacia”.

“Los trabajadores del Estado no somos botín del gobierno de turno”, enfatizó y señaló que las medidas que se están proponiendo desde las diversas campañas presidenciales respecto al sector público deben discutirse con las organizaciones de los trabajadores.

 Además, Insunza comunicó que “a propósito de la brutalidad de las declaraciones que se han dado, la ANEF está evaluando medidas judiciales para denunciar por discriminación e injurias a quienes han emitido estos dichos”.

Consultado específicamente por quiénes podrían ser denunciados, el representante de los empleados fiscales nombró al ex Presidente Piñera y a la senadora Jaqueline van Rysselberghe (UDI).

“Han sido los principales voceros de estas amenazas a los trabajadores del sector público durante las últimas semanas”, dijo.

Criticando fuertemente que Piñera haya usado el término “grasa” en el Estado, el dirigente gremial aseguró que el sector público “siempre ha estado y estará disponible” para ser parte del debate del futuro de Chile, pero que “el trato y la forma en que se haga no vuelvan a instalarse en una lógica de denostar la función pública sin conocer en lo más mínimo cuál es la tarea que cumplimos a favor de los chilenos”.

¿Operadores políticos? “Nosotros sabemos que en el personal del Estado hay personal de confianza, en un número acotado (…) pero eso nunca ha sido un problema”, explicó Insunza. “Pero, el utilizar la administración pública como un botín es algo que el propio candidato Piñera hizo en 2009 y que finalmente terminó en despidos masivos y arbitrarios”, sostuvo y aseguró que el ex Presidente, en su Gobierno, despidió a 11.000 funcionarios estatales.

“No fue para reducir, fue para reemplazar por personal que venía de confianza del Gobierno de turno”, manifestó al respecto.

“Concordamos con que en la administración pública deben estar los trabajadores que cumplen función pública y que están al servicio de la ciudadanía, si alguien tiene denuncias respecto de ello están los organismos de control (…) pero decir que hay 20.000 operadores políticos es una falacia absoluta, es una falsedad, es denostar a la función pública en función de preparar una razzia en la administración y para eso nosotros no estamos disponibles”, concluyó el líder de la ANEF.

 

Comentarios

comentarios

bannerdatta