La movilización se realizará el próximo martes 22 de agosto y busca exigir al Gobierno y los municipios mayor despliegue de seguridad para proteger a los funcionarios.

Con la presencia de 350 dirigentes de base, federaciones regionales y nacionales, se realizó el Tercer Congreso Nacional Extraordinario de la Confederación Nacional de la Salud Municipal (Confusam), que tuvo carácter de extraordinario para discutir la permanencia de la agrupación en la CUT.

Además se analizaron las próximas negociaciones de reajuste para el sector público, las críticas al sistema de pensiones y lo que calificaron como creciente violencia hacia el personal que se desempeña en las postas, Cesfam y Sapus del país.

En el encuentro se resolvió llamar a un paro nacional de la atención primaria, el que tendrá lugar el próximo 22 de agosto.

El objetivo será exigir al Gobierno y a las municipales medidas concretas que garanticen la protección del personal.

La decisión estuvo avalada tras conocerse la violenta agresión hacia una funcionaria en Rancagua, donde un individuo intentó estrangularla y sacarle los ojos con amenaza de muerte. Eso, sumado que “conocimos también la quema del vehículo de una funcionaria en San Pedro de la Paz. Por años hemos exigido al Gobierno y a los alcaldes acciones concretas que permitan resguardar la seguridad del personal y de los establecimientos” indicaron desde la Confederación.

Respecto de la CUT, después de un intenso debate, se resolvió que la Confusam continúe afiliada a la multigremial, sin desconocer las diferencias que mantienen con la entidad.

Además cuestionaron a la actual dirigencia de la central.

En cuanto al movimiento No+AFP, la Confusam determinó seguir adhiriendo a sus demandas y participar activamente en todas las acciones que se acuerden en esa coordinadora..

Comentarios

comentarios

bannerdatta